Pt.2 Fast Fashion Breakup



Gracias por regresar a este blog-series Más allá de lo que traigo puesto, en este artículo les escribo sobre los inicios del Fast Fashion (FF) y su desarrollo hasta llegar al presente. Más adelante les compartiré algunas recomendaciones de las primeras cosas que puedan implementar en sus rutinas para disminuir el consumo desmedido de moda. También les incluiré los enlaces a los artículos de referencia para una lectura más extensa y por último, tendrán acceso a un glosario en el que encontrarán definiciones de distintos términos que nos pueden ayudar a entendernos mejor cuando hablamos temas relacionadas al Fast Fashion y la cultura del consumo.


Comienzos del Fast Fashion y cómo dejar su consumo


Hoy es un tema recurrente en los medios escritos y las redes sociales, pero Fast Fashion no siempre un problema visibilizado o ampliamente discutido. Aunque el término se utilizó por primera vez en una impresión de The New York Times en diciembre de 1989, en realidad es un sistema que se ha venido desarrollando desde los 1800 con el surgimiento de la Revolución Industrial. Durante el proceso de urbanización los mercados fueron haciendo una transición, convirtiéndose en tiendas y, eventualmente, centros comerciales; a este tipo de comercio se le conoce hoy como high street.


Lo que antes era Slow Fashion, un sistema de producción lento, que dependía del trabajo hecho a mano, con la llegada de nuevas tecnologías, como por ejemplo la máquina de coser, comienza a convertirse en lo que conocemos hoy. Entre las décadas de 1940 al 1970 comienzan a surgir, en Europa y USA principalmente, tiendas como H&M, Zara, Primark, etc. en las que se encuentran piezas de ropa económicas que se asemejan a lo que se podría ver en una pasarela o entre los artistas del momento. Estas tiendas con el paso de los años se convierten en las mega cadenas internacionales que propulsan el sistema del Fast Fashion. Otro factor que ayudó al desarrollo de este sistema de consumo fue la globalización; lo que hizo posible que más tiendas pudieran tener fábricas de producción en otros países donde la mano de obra es mucho más económica. Este es uno de los grandes problemas que se deriva del sistema de FF, pero que discutiremos con más detalle en otro artículo.


Con el cambio de accesibilidad a la moda, ocurre también un cambio en el consumidor y su comportamiento. Las piezas de ropa dejan de tener el mismo valor que tenían antes. Se convierten en artículos que el consumidor podría considerar hasta desechables (cómo se ha demostrado en distintas encuestas en los últimos años) no solo por ser baratos, sino también la baja calidad del material en el que son elaborados. También existe un cierto elemento de superficialidad con relación al vestir, repetir outfits para eventos o fotografías en las redes sociales es un ´´terrible´´y esto hace que piezas que solo se han vestido un par de veces sean tiradas al olvido. Vemos que la forma de consumir también es distinta, puedes hacerlo con solo un click desde el sofá de tu casa, podemos comprar a cualquier hora, desde cualquier sitio y en cantidades extremas, porque es barato. Hasta hace poco muy poca gente se cuestionaba ¿cuál es el verdadero precio de una camiseta de $5.00? En el próximo artículo discutiremos los efectos adversos de FF en el ambiente, uno de los precios más caros que estamos pagando por el consumo desmedido.


Ahora que ya sabes un poco más sobre el origen y desarrollo de FF es momento de hablar sobre algunas nuevas prácticas que puedes implementar para reducir tu consumo.


Cambio de percepción

El primer paso en el break up con el Fast Fashion cycle es reconocer el valor que tienen para nosotros nuestras piezas de ropa. Estar consciente de las cosas que tenemos en nuestro armario es esencial para prevenir la compra de artículos nuevos que realmente no necesitamos. Además con este primer ejercicio no solo estarás haciendo un inventario en tu guardaropa, sino que a la misma vez tendrás la oportunidad de cambiar la forma en la que dispones de las piezas de ropa que ya no deseas conservar, sin considerarlas basura.


La práctica

Para esto vendría bien ver algunos episodios de Tidying up with Marie Kondo, o leer sobre su método para recoger y despejar nuestros espacios. Personalmente realicé el ejercicio de colocar todas las piezas de ropa que tengo sobre la cama para quedarme solo con aquellas que me produjeran a spark of joy; pienso que ha sido uno de los resaques más efectivos que he hecho. De esta forma tengo un inventario fresco en mente sobre mis pertenencias y estoy segura de que todo aquello que tiene un lugar en mi closet es porque verdaderamente así lo deseo.


Luego hice tres grupos para separar las piezas de ropa con las que no me quedaría. Un grupo era para las piezas de ropa que tenía certeza que donaría a algún amigue o persona en necesidad; hay muchas iglesias o grupos de ayuda comunitaria que aceptan donaciones. El segundo grupo era la ropa que podía llevar a algún thrift shop. Por último el tercer grupo es el de la ropa que necesita ser arreglada o que de ser editada, podría recibir una segunda oportunidad en mi closet.


El tiempo de cuarentena es perfecto para realizar este primer ejercicio. Pensarán tal vez que es solo un resaque más y que luego podrán sustituir las piezas de ropa que acaban de sacar por otras nuevas, pero ahí está el detalle. No necesariamente tienes que sustituirlas, pero si deseas hacerlo, no tienen que ser por piezas nuevas. Más adelante en esta serie les contaré a detalle cómo funcionan los thrift shops, swap parties (aka trueke) y upcycling…Pero por ahora pueden entretenerse buscando aquellas cosas que tienen el spark of joy del que habla Marie Kondo. Si dejamos de ver la ropa como algo desechable y empezamos a atesorar nuestras prendas, estaremos siendo más conscientes en el cuidado que les damos, valoraremos su preservación y encontraremos nuevas maneras de explorar nuestra imagen por medio de ellas.


Si ya están de ánimo para ponerse crafty pueden ver algunos de los videos de #yuyuDIY en el IGTV (@yuyufeifel) donde hago algunos ajustes a ropa de segunda mano para que se inspiren a trabajar desde casa.


En el próximo artículo les hablaré sobre el impacto ambiental que tiene el sistema de FF y les traigo un enlace a un examen muy útil que pueden tomar para saber sobre el carbon footprint que deja tu closet dependiendo de tus prácticas diarias.


Para acceso al glosario que se actualizará con cada post has click aquí.


Enlaces de artículos:

https://www.nytimes.com/1989/12/31/style/fashion-two-new-stores-that-cruise-fashion-s-fast-lane.html


https://abcnews.go.com/Business/climate-activism-surges-fast-fashion-brands-hm-zara/story?id=65978734


https://goodonyou.eco/what-is-fast-fashion/


https://www.vice.com/en_uk/article/v74z9x/fast-fashion-history-zara-topshop-boohoo-missguided




Yuyufeifel 2020  Todos los textos e imágenes presentados en este blog pertenecen a sus respectivos autores y cuentan con la autorización de los mismos para su publicación.