• yuyu

Celebrando la vida en Ingelheim am Rhein


El cumpleaños de mi abuela Barb fue un evento muy especial este año. Celebramos sus 80 todos reunidos en el jardín en Ingelheim por primera vez en muchos años. Cantamos, reímos y honramos a una mujer que es el pilar de nuestra familia y de la que he heredado muchos de mis dones. Ese día vestí una camisa vintage amarilla (una de mis favoritas) que conseguí en un swap en PR y que, sospecho, también debió pertenecer a una abuelita.



Aunque mi padre y mi hermana estaban allí también, yo sería la única que se quedaría por tiempo indefinido en Europa, así que empaqué mis polaroids preferidas y algunas piezas para mi altar viajero. Caracoles, piedras volcánicas de Sierra Bermeja, plumas y obsequios de mi amigue del alma Ibo; pequeños tesoros que me mantienen conectada en espíritu a la tierra y mis seres amades. Considero que es muy importante que cada uno de nosotres cuente con un espacio que sirva de refugio, para mí, lo fue la casa de mis abuelos en Ingelheim y dentro de ella, la esquinita donde reposaban estas fotografías. Vivimos en un mundo inmenso, pero que en verdad se hace muy pequeño con todos los medios que tenemos a nuestro alcance.



Muchas veces me sentí lejos de mi hogar, luego una noche mi amor me dijo algo muy importante´´solo porque hayas vivido en Puerto Rico toda tu vida, no significa que Alemania no sea tu hogar, es una parte de ti, es tu mitad y debes aprovechar la oportunidad que tienes de conocer esa parte de ti.´´ Desde entonces comencé a mirar con otros ojos mi entorno y a valorar cada instante, los momento de mayor quietud y silencio o las largas charlas en la noche. En poco tiempo mi alemán mejoró bastante y me comprendía a mí misma cada día un poco más.

Yuyufeifel 2020  Todos los textos e imágenes presentados en este blog pertenecen a sus respectivos autores y cuentan con la autorización de los mismos para su publicación.