Cecilia & Gardenia Colección


Cecilia y Gardenia son dos nombres que resuenan en mi vida desde hace más de un año. Su origen surgió en una tarde de verano en el Festival de las Flores de Aibonito junto a Katia Pacheco mientras pensábamos cómo nombraríamos a nuestras recién adquiridas plantas de lavanda. Con el transcurso del tiempo se han convertido en nuestros alias, tanto así que, al sol de hoy, hay gente que de verdad piensa que Gardenia es el segundo nombre de Katia.


En este momento de mi vida, tras leer el libro Mujeres que corren con los lobos de Clarissa Pinkola Estés y haber retomado hábitos muy sanos que había abandonado hace años, Cecilia y Gardenia resurgen en mi universo creativo como un salvavidas. En una parte muy reveladora del libro Pinkola escribe sobre cómo dentro de cada mujer hay dos mujeres. Existe la manifestación que todos vemos, la que los demás conocen, pero debajo de su piel, existe otra, esa es la intuitiva, la que sabe, la de adentro. Para mí Cecilia y Gardenia son el perfecto balance entre ambas.


En esta dualidad Cecilia es la cara que se le muestra al mundo, dentro de su caótica presencia existe un orden o estructura que, muchas veces sin querer, ha sido manipulada para la apreciación externa. Cecilia consigue traducir su sensibilidad por medio de las imágenes o las palabras y muchas veces tiende a buscar racionalizar las cosas. Es una maestra de la soledad y la conexión con los demás. Por otro lado Gardenia, siendo la yo subterránea, se encuentra en constante movimiento. Su sabiduría reside en su habilidad para realizar la acción, en el reconocimiento de lo básico y ancestral. Es instintiva, maestra de los patrones que conocemos pero aún no somos capaces de apalabrar.


Si nos fijamos bien, son la misma. Un espejo frente a un espejo. Son dos puntos, dos lugares y una sola consciencia. Encontrándome en Madrid, lejos de casa, pensé en cómo a lo largo del 2019 dediqué cada colección a una diosa de diversas culturas. En esta ocasión, entendí que que era el momento propicio para honrar a la diosa interior que todes tenemos dentro. En esta colección destacan distintos símbolos, en especial el arco que elegí como logo. Tras largos meses introspectivos, quiero exaltar la importancia de construir un puente entre nosotres y nuestre yo interno, que con tanta frecuencia desplazamos o ignoramos.


Katia siempre ha sido una musa para mí en los años que llevamos de amistad. En su compañía reconozco la sabiduría, la paz, la luz que la energía femenina trae a nuestras vidas, cuando nos hacemos receptivos a ella.

Este es el tiempo en el que las mujeres debemos recordar el poder que tenemos cada una dentro de nosotras y como crece cuando nos unimos en sororidad y reconocimiento mutuo.

Dedico esta colección a las mujeres de mi vida y a todes aquelles que las reconocen, respetan y aman cada día. Espero que gocen del amor que lleva cada una de estas piezas.


Les abrazo, siempre.

Yuyu

Yuyufeifel 2020  Todos los textos e imágenes presentados en este blog pertenecen a sus respectivos autores y cuentan con la autorización de los mismos para su publicación.