• yuyu

Huerto Semilla UPR RP, el retorno a nuestra tierra

Actualizado: 30 de ago de 2019


Con la llegada de la primavera, me inspira renacer y reinventarme.


Es por esto que durante el proceso de producción de Eostre Collection me di la oportunidad de expandir mis experiencias y cambiar mi proceso creativo. Si esta colección está tan ligada al florecer y el volver a la vida, debía rodearme de musas que inspiraran ese proceso y así fue cómo decidí colaborar con una iniciativa que ha tocado mi corazón, Huerto Semilla, UPR RP. Desde hace algún tiempo quería escribir sobre este proyecto, pero sabía que solo por medio de la experiencia podría hacerlo, así que revisité el recinto universitario que me vio crecer en los pasados cinco años, para conocer más sobre este proyecto.


Huerto Semilla tiene sus orígenes en el 2010 durante una de las huelgas más reconocidas del recinto ríopedrense en la cuál se protestó mayormente por el alsa desmesurada en cuotas hacia los estudiantes. Con el paso de los años el huerto ha evolucionado, pero continúa siendo un espacio de resistencia a distintos de mecanismos de represión. Un ejemplo de esto es que Puerto Rico en la actualidad no cuenta con autonomía alimentaria, lo que hace que seamos dependientes de la importación de productos del extranjero, mayormente de los Estados Unidos. Los alimentos que llegan a nuestra Isla contienen un sinfín de químicos, pesticidas y preservativos para que puedan llegar hasta nuestros supermercados, lo que no solo compromete la salud de los consumidores, sino también la economía local. Dentro de este contexto se crean iniciativas como Huerto Semilla, que cuenta con más de quince bancos de siembra orgánica sin pesticidas, donde se respetan los procesos de cada planta sin el uso de químicos. Además de producir alimentos saludables, ayuda a reducir la cantidad de residuos orgánicos que terminan en los vertederos, gracias a su desarrollo de composta que sirve a su vez como fertilizante y tierra rica para el cultivo.


Sobre todo, lo que hace a este proyecto uno tan especial para mí, son las personas que

dedican su trabajo voluntario a esta iniciativa. Todos se llaman entre sí ´´semillas´´ y se utiliza un lenguaje inclusivo. No existen jerarquías en la huerta, pues se reconoce que todos tenemos habilidades y conocimientos que podemos compartir de manera horizontal. Pude ver como, estudiantes, estudiantes graduados, esgresados y otros miembros de la comunidad recibían un trato caluroso, respetuoso, alegre y solidario.

Algo que pude ver durante mi colaboración con las semillas fue cómo servir de manera abnegada, cultivando el suelo de nuestro país, nos sensibiliza y nos hace mucho más conscientes de nuestro rol como individuos particulares, pero también como parte de una comunidad. Se aprecia y se valoran más los alimentos y el tiempo. Es tan gratificante poder merendar con tus compañeros comiendo hojas de kale recién cocechadas sabiendo que fueron cultivadas por tus propias manos a los de alguna otra semilla. Valoras el tiempo, porque estuviste presente en cada etapa desde que ese alimento era solo una semilla, hasta que se convirtió en parte de tu propio cuerpo. Al restablecer esos vínculos con los ciclos naturales, las labores de la siembra y el compromiso con la alimentación saludable, comienzan a ocurrir cambios en cada uno de nosotros y eventualmente en toda la comunidad. Este proyecto crece y se refuerza gracias a la unión y al compartir de los frutos tangibles e intangibles.


Exhorto a que conozcan más sobre Huerto Semilla visitando instagram (@huertosemilla) y facebook (Huerto Semilla UPR RP) o que busquen iniciativas similares en sus respectivas comunidades. Disfrutaran al ver las sonrisas de las semillas en la hermosa documentación fotográfica de cada brigada y si se despierta la curiosidad genuina visiten el huerto personalmente y vivan la experiencia de retornar a nuestra tierra.

Mi corazón no cabe de alegría y gratitud a cada semilla que me recibió con tanto amor, pero sobretodo gracias a la tierra que siempre provee y satisface cada necesidad que tengamos, ya sea del cuerpo o el espíritu.

Gracias a las semillas Odette, Rebecca, Cindy, Crystal, Juan y cada una que hizo de este retorno uno tan hermoso. Los veré pronto.








Yuyufeifel 2020  Todos los textos e imágenes presentados en este blog pertenecen a sus respectivos autores y cuentan con la autorización de los mismos para su publicación.